Qué hacer cuando la vida no es de color rosa…

La vida está llena de momentos gratos pero también de tiempos difíciles. Un día todo puede estar color de rosa pero un accidente, una enfermedad, una crisis familiar, un acto de violencia o una mala noticia pueden convertir la alegría en momentos de dolor y angustia. Nadie sabe con certeza cuándo va hacer el mejor o peor día de su vida.

Los seguidores de Cristo no están exentos de las tormentas de la vida. En Juan 16:33, Jesús le dice a sus seguidores “en el mundo tendréis aflicción”. Las crisis son parte de la vida cristiana. Como una persona reacciona en medio de los problemas dice mucho sobre su relación con Dios. No ha notado que hay personas que están involucradas en la iglesia pero que en medio de las dificultades se alejan de Dios. Mientras que hay otros que en medio de las tormentas más fuertes, en lugar de desfallecer, crecer en su relación con Dios.

¿Qué marca la diferencia entre la persona que crecer durante las crisis y otros que terminan en ruina? Jesús nos da la respuesta al hablarnos acerca de dos casas construidas sobre diferentes cimientos en Lucas 6:47-49. Una casa está fundada sobre la roca mientras que otra está fundada sobre la arena. Las tormentas, de igual manera, abaten tanto a la casa sobre la roca como la que está sobre la arena pero solo la casa sobre la roca permanece.

Cada casa representa el corazón de una persona. En el caso de la persona que funda su casa sobre la arena, es un individuo que le gusta estar cerca a Jesús para oír de sus enseñanzas pero vive la vida a su manera. La persona que tiene como fundación la roca, es la persona que escucha la Palabra de Dios y la aplica a su diario vivir. Vive como Dios ordena y no conforme a sus propios deseos.

El solamente oír la Biblia es arena al corazón pero el practicarla convierte la arena en una roca inconmovible. A diferencia a las costumbres o modas del momento, la Biblia da parámetros y verdades Bíblicas que nunca cambian y guían hacia lo eterno. Adicional mente el que vive la Biblia abre su corazón para que sea la morado de Dios (Juan 14:23). Aunque la tempestad sea intensa, la persona vive confiada sabiendo que no está sola, tiene quien la guie y consuele.

Dios no quiere que su vida sea un castillo de arena que el mar y el viento destruyan. La Palabra de Dios es ese fundamento que tú necesitas para vencer las dificultades de la vida. Pon en práctica la Biblia para que Cristo more en tu corazón y obtengas la victoria sobre la adversidad.

Excelente Tarde de Martes 20/1/15

Nunca Pierdas Tus Expectativas

El interés por el futuro es algo que fascino a los hombres de todas las épocas. Las esperanzas sobre tu futuro determinan mucho en tu vida. Todo lo que Dios nos habla en su palabra es hacia adelante, todo lo que el Espíritu Santo hace esta basado hacia su plan en lo porvenir por eso el versículo (Jn. 16:13) dice: les hará saber las cosas que habrán de venir la biblia es un vistazo continuo de nuestro futuro glorioso en la tierra y en el cielo.

Si estamos consagrados de verdad vamos a cuidar tanto el interior como el exterior, porque todo lo creo Dios. El problema es ser extremista, es ser desequilibrado y olvidarnos de la eternidad de nuestra alma, de la salvación, olvidarnos de que tendremos que comparecer ante el tribunal de Cristo, olvidarnos de que nuestra vida terrenal, es al final, solo un punto inicial en la eternidad y todos nuestros actos nos traerán recompensas o pérdidas.

Nunca pierdas tus expectativas en la vida porque Dios quiere darte lo mejor de lo mejor ahora y en el cielo. Cada tribulación o angustia producen una fe mayor y una posibilidad de ver la mano poderosa de Dios. Aférrate a la esperanza de que si Dios nos destino a la recompensa más grande del universo ¿Cómo no te ayudará en tus cosas temporales? ¡Claro que lo hará!

Nuestro Dios es grande y traerá salvación en todas las áreas; aférrate a él y mira solo hacia delante y hacia arriba, nunca mires hacia abajo o hacia atrás, ¡¡Solo camina hacia el futuro!!- Fuera de ti, desde tiempos antiguos nadie ha escuchado ni percibido, ni ojo alguno ha visto, a un Dios que, como tú, actúe en favor de quienes en él confían. Isaías 64:4

Feliz Martes Stereo Nazareno 105.1 FM